Posts etiquetados ‘Juventud Cristiana’

Anuncios
Publio Clodio Pulcro, uno de los caudillos de la última república romana, estaba  perdidamente enamorado de Pompeya, la esposa del Cónsul Máximo. Al no hallar  otro medio para acercarse a ella, recurrió a la treta de disfrazarse de mujer y  asistir así, en casa del César, a la fiesta de la Diosa Buena, donde no podían  entrar los hombres. Con todo, el enamorado galán fue descubierto, pero logró escapar.  Cuando el César se enteró de lo sucedido, decidió no acusar a Pompeya de  complicidad, como si ella de antemano supiera del asunto, sino repudiarla con  palabras que habrían de hacerse proverbiales. «A la mujer del César —dijo— no le  basta ser honrada, sino que además tiene que parecerlo.» De allí el refrán que  dice: «No basta ser bueno, sino parecerlo.»1

Esta anécdota de la insigne pluma del historiador Plutarco nos da a entender que se  puede ser bueno y parecer malo, o ser malo y parecer bueno. Es decir, vale más  lo que se percibe, que la realidad misma. Las impresiones que damos son tan  poderosas que debemos tener sumo cuidado con ellas. (más…)

Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.” Mateo 28:20 (Nueva Versión Internacional).

Jesús al partir al cielo nos dejó Su Espíritu Santo como anillo de compromiso a aquellos que hemos sido salvos por Él. En el momento en que hicimos la oración de fe, el Espíritu Santo entró en nosotros para hacernos Su morada. Además de ser nuestro Ayudador para hacer la perfecta voluntad de nuestro Señor. Pero una de las más importantes razones por la que Jesús le dejó
es para hacernos compañía.

En toda situación de nuestra vida, para reír o llorar con nosotros, (más…)