Posts etiquetados ‘Fe’


“Hace tiempo el Señor le dijo a Israel: «Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí.”

Jeremías 31:3 Nueva Traducción Viviente (NTV)

A medida que se avanza en el cristianismo los retos son mayores. Aumentan las responsabilidades y se batalla para encontrar momentos de quietud. Las muchas actividades pueden ocasionar un distanciamiento con Aquel que lo ha dado todo por nosotros. Cuando no se obtienen los resultados esperados después de una época difícil de siembra, los corazones de los creyentes quizá comiencen a cuestionar los caminos de DIOS. El regalo de cada día se convierte en una carga en lugar de un deleite. Es en esos momentos debe recordarse quién es Jesús. (más…)

Anuncios

Richy es
escritor, diseñador y su gran pasión es predicar. Es el Director del ministerio
“Alumbra mi caminar hoy” alcanzando de manera diaria en español e ingles a miles
de personas con sus escritos, diseños y video devocionales en diversos sitios
de internet. Radica en Chihuahua, México y se congrega en la Iglesia Palabra
Viva. Está casado con Arlene, su recompensa de Dios. Su sitio web es www.devocionalesderichy.com

Si usted desea
invitarlo a su congregación u organización para predicar, contáctelo en richy.esparza@gmail.com

Publio Clodio Pulcro, uno de los caudillos de la última república romana, estaba  perdidamente enamorado de Pompeya, la esposa del Cónsul Máximo. Al no hallar  otro medio para acercarse a ella, recurrió a la treta de disfrazarse de mujer y  asistir así, en casa del César, a la fiesta de la Diosa Buena, donde no podían  entrar los hombres. Con todo, el enamorado galán fue descubierto, pero logró escapar.  Cuando el César se enteró de lo sucedido, decidió no acusar a Pompeya de  complicidad, como si ella de antemano supiera del asunto, sino repudiarla con  palabras que habrían de hacerse proverbiales. «A la mujer del César —dijo— no le  basta ser honrada, sino que además tiene que parecerlo.» De allí el refrán que  dice: «No basta ser bueno, sino parecerlo.»1

Esta anécdota de la insigne pluma del historiador Plutarco nos da a entender que se  puede ser bueno y parecer malo, o ser malo y parecer bueno. Es decir, vale más  lo que se percibe, que la realidad misma. Las impresiones que damos son tan  poderosas que debemos tener sumo cuidado con ellas. (más…)

Que fácil se nos hace muchas veces destronar a Dios del primer lugar en nuestra vida y cuando hablo del primer lugar me refiero a esa relación persona e intima que deberíamos tener con Él.

A través de mis años en el Señor he notado la facilidad que tengo y tienen muchos a los que he visto de relegar a Dios a otro lugar que no es el primero.

Especialmente hoy reflexionaba sobre el hecho de que somos muy buenos para pedir, para desear que nos vaya bien, para anhelar paz en nuestro corazón y tantas cosas hermosas que quisiéramos, pero por alguna razón no hacemos absolutamente nada por devolver al lugar que le corresponde al Señor en nuestra vida. (más…)