Es por eso que Dios no le da alas a los alacranes – Rene Giesemann

Publicado: enero 31, 2013 de cristodavida en Devocionales, Reflexiones Cristianas
Etiquetas:, , , , , , , ,

Mateo 17:20 Reina-Valera 1960 (RVR1960) Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe
como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

Creo que todos llegamos a un punto en nuestras vidas donde nos cuestionamos el “que es la fe” y muchas personas resumen el tener fe a creer, pero la pregunta del millón es “que es eso en lo que debemos de creer?”

Creer va mucho mas allá de simplemente querer algo, elevar una oración y recibirlo, afortunadamente Dios no es un toma pedidos, sino alguien que pretende ser soberano sobre nosotros y glorificarse poniendo su poder en nuestras manos.

Cuando digo que pone su poder en nosotros, es justo de esa manera, Dios no es alguien que quiera limitarnos, todo lo contrario, cada vez que recibe a alguien como su hijo por medio del nacer de nuevo, el 100% de su poder está a nuestro alcance.

Esto me lleva a recordar una película que salió hace algunos años de nombre “Bruce todopoderoso” que trata de un hombre que en su desesperación busca a Dios y éste le responde y le deja a cargo de su trabajo por un tiempo y Bruce empieza a hacer mal uso del poder puesto en Él para acomodar las cosas a su favor.

Imagine como sería este mundo con unos cuantos Bruce por ahí acomodando todo lo que les estorba en lugares donde no lo hagan o respondiendo a todas las personas sus oraciones con un “si” por simplemente salir del paso, ahora si y como dicen aquí en México, es por eso que Dios no les da alas a los alacranes.

La condición para que Dios ponga su poder en nuestras manos, es que seamos sus hijos, es decir, no pone su confianza en cualquiera, y el nacer de nuevo y confesar a Dios como nuestro Señor y Salvador es el primer paso, con eso pasamos automáticamente a pertenecer a la familia y a partir de ese momento tenemos acceso al 100% del poder de Dios, pero sabe, como no conocemos a Dios, no conocemos sus alcances, y es por eso que rara vez alguien llega a abusar, ya que simplemente no sabría como.

El nacer de nuevo nos convierte en hijos adoptivos, ya que no somos ni Judíos ni Israelitas, pero somos amados de igual manera, ya que fuimos delicadamente escogidos y esto con un propósito desde antes de nacer, pero como todo hijo adoptado, primero nos tienen que familiarizar con la casa, con las reglas y las advertencias de los beneficios y los riesgos de la obediencia y la desobediencia, es justo ahí donde entramos en un proceso y entendemos lo importante de la casa en la que vivimos que aunque está en el mismo lugar que vivíamos antes, es distinta, ya que tiene un sabor, un olor y un impacto diferente a causa del Padre que en ella habita, esta casa es llamada “Reino de los Cielos” y es una casa en la que moraremos no por mucho tiempo sino hasta la eternidad a partir de la fecha que decidimos aceptar ser parte de la familia.

Conforme pasa el tiempo, nos damos cuenta que nuestra vida gira en torno hacia hacer que la casa no deje de crecer y que el nombre de nuestro Padre sea puesto cada vez mas en alto, su reputación que va en aumento es nuestra mejor tarjeta de presentación y el hacer como el Padre nos pide nos hace cada vez mas dignos de confianza, con ello tenemos acceso a mas información directamente del Padre y cada vez mas podemos entender el como se administra ese poder que fue puesto
en nosotros que no hemos tenido la oportunidad o las agallas para estrenar.

Cuando entendemos que la casa (el Reino de los Cielos) es nuestra responsabilidad y no nuestro beneficio, estamos preparados para usar ese poder depositado en nosotros y ahora sí, tenemos la libertad de usarlo, pero sabe, nuestra consciencia tendrá siempre en mente una cosa, como es que la casa (Reino) crece por medio de mis acciones?

La cita de hoy es una muy conocida, igualmente repetida, pero muy poco comprendida, creo que me puedo sumar a una gran lista de personas que en su afán de medir su fe se pusieron a darle órdenes a una montaña para que se moviera, obviamente sin éxito, y no porque nos faltara fe, sino por un pequeño y simple detalle, el mover una montaña de lugar no glorifica a Dios en nada y a
menos que nuestro anhelo, deseo o petición cumplan con ese requisito, el poder de Dios no se manifiesta, es justo por eso que el mundo no está lleno de “Bruces”, ya que junto con el poder, viene la sabiduría para administrarlo.

Por tanto, si usted esta pidiendo algo que pareciera no suceder o hay algo en su pasado que “Dios no cumplió” y le hizo tropezar en su fe, piense en como lo que usted pide glorifica a Dios, si lo hace, no deje de insistir, no deje de perseverar, pero si no lo hace, tiene 2 alternativas, ó transformar su petición en algo que edifique a Dios o cambiar de petición.

Rene Giesemann http://www.devocional-diario.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s